calleja-titulo

calleja-la-historia
shop_cast
shop_cat

El cuento está lleno de simbolismos con los que se pretende acercar una parte de la historia de Calleja a los más pequeños, convirtiendo su vida en algo atractivo a los ojos de los niños.

Avarínez, el hombre que robó los cuentos

La historia arranca en 1860, cuando ningún niño ha visto nunca un cuento, ya que un malvado hombre los ha robado.

A través de la figura de Avarínez, se plasma la realidad de una época en la que el escaso poder adquisitivo y la alta analfabetización de la población mantenían alejados a los niños (y a los adultos) del mundo de la literatura.

Cuentos gigantes, tan grandes como un niño

En esta historia, los cuentos que almacena Avarínez son enormes, gigantescos, imposibles de rescatar por parte de nuestros protagonistas. Calleja y Violeta idean una fórmula para hacerlos transportables y llevárselos a todos los niños.

Eso es lo que hizo realmente Saturnino Calleja, encontró una fórmula, a través de cuentos pequeñitos, con la que abarató los costes de producción y logró que todos los niños tuvieran, en sus manos, cientos de cuentos.

Ilustraciones y pasatiempos para hacer cuentos atractivos

En el cuento, Calleja está siempre acompañado por su gran amiga Violeta, siempre pertrechada de alguna herramienta con la que dibujar. Se trata de un personaje inventado para la ocasión.

Y es que, Calleja se esforzó profusamente en que todos los cuentos estuvieran ilustrados e incluyesen pasatiempos y juegos, con el fin de hacerlos atractivos para los niños.

Violeta representa ese empeño especial del editor por ilustrar todos los cuentos.

calleja-saturninocalleja

Saturnino Calleja es una de esas personas que, de haber nacido en otro lugar, gozaría de mucho más reconocimiento. Su nombre ha trascendido a lo largo de los años ligado a los cuentos que publicó, acompañado del famoso refrán “tienes más cuento que Calleja”.

A los 26 años, viviendo ya en Madrid, le compró a su padre la librería que regentaba y la convirtió en la Editorial Calleja. A partir de ese momento, empezó una aventura empresarial que llegó a convertirse en la más importante de España.

En aquel entonces, el índice de analfabetización de la población era muy alto, por lo que Calleja publicó libros para enseñar a leer y escribir a los niños y se los regalo a las escuelas, que eran pobres y no disponían de recursos para comprarlos.

La enseñanza era una de las pasiones de Saturnino. En 1884 publicó la revista La ilustración en España, destinada a dignificar la figura de los maestros, por quien sentía especial devoción. Eran años difíciles y los maestros de escuela, además de ejercer un trabajo mal pagado y sin respeto, encontraban muchas complicaciones a la hora de enseñar, ya que los libros que tenían eran complejos. Por eso, Calleja, adelantándose a los tiempos, editó nuevos libros basados en las más modernas técnicas de enseñanza de la época.

La Editorial Calleja publicó libros en España, Hispanoamérica y Filipinas. Modernizó diccionarios, publicó 29 ediciones del Quijote, libros de medicina, arte, derecho, geografía, historia y la primera edición, en 1907, de “Platero y yo”, de Juan Ramón Jiménez.

Desde su editorial, se esforzó por publicar cuentos infantiles ilustrados, de reducidas dimensiones, consiguiendo abaratar los costes y hacerlos accesibles a todos los bolsillos. Pronto, los cuentos se convirtieron en un juguete más que los niños coleccionaban e intercambiaban con sus amigos.

Así pues, Saturnino Calleja fue un adelantado de su época. Volcó sus esfuerzos, personales y empresariales, por inyectar en los niños la pasión por la lectura, al tiempo que apostó por la educación, dignificando la enseñanza y dotándola de modernas herramientas.

Con este cuento, pretendemos volver a sacar a la palestra la figura de alguien que tanto hizo por el fomento a la lectura y la educación de los más pequeños.

calleja-losautores
Óscar Revilla Díez. (Burgos 1981). Aunque su trabajo como coordinador en Canal 54 (la televisión local decana de Burgos) le ocupa gran parte de su tiempo, este burgalés le roba algunas horas al día para escribir, publicando trabajos como “Quique y el pequeño Demandasaurio” o “El loco destierro del Campeador”.

maria i punto. (Salamanca 1982). Esta salmantina afincada en Barcelona tiene más de 10 años de experiencia trabajando como maestra de educación infantil. Su dedicación a los más pequeños y su pasión por el dibujo le han llevado a ilustrar varios cuentos y participar en distintos eventos del ámbito de la ilustración.

Juntos consolidan un tándem con el que ya han publicado cuentos como “¿Dónde está el marrano de San Antón” o “Quique y el pequeño Demandasaurio”.

Aquí encontrarás algunos materiales sobre Las aventuras del joven Saturnino Calleja. El Rescatacuentos.

fondodeescritorio-1360x768

Fondo de escritorio 1366x768px.

portada_catalan

 

 

 

 

Portada en Castellano

portada_catalan

Portada en Catalán

dossierweb

Descarga el dossier